Soy Juez, ¿y ahora qué? Parte 1 – por Sabrina Hochman

Todos nosotros hemos pasado por el momento de la preparación antes de ser juez, todos quizás fuimos introducidos a la idea de “convertirnos en jueces” por alguien más, quien vio en nosotros un potencial apto para este rol en el juego que tanto nos gusta. Lo que también pudo haber pasado es que hayamos completado el examen que nos verificaba como jueces dentro del programa y luego nos haya quedado la duda del  ¿y ahora qué?.

Este artículo es para aquella persona que está pensando en convertirse en juez y desea saber que pasará a continuación, o para aquel juez que ya es parte del programa y quiere avanzar pero no sabe cómo. Junto a Maximiliano Ricciotti hemos entrevistado a algunos jueces de la región Latinoamericana, para que nos cuenten sus experiencias, anécdotas y aprendizajes en este camino que tiene muchas rutas por las cuales podemos optar. Y hemos escrito este artículo exponiendo las distintas respuestas que recibimos, y las consecuencias a las que hemos arribado en base a ellas, dividiéndolo en dos entregas.

Una de las preguntas que siempre se hace a las personas que vestimos de negro es la razón detrás de la decisión para empezar a formar parte del programa.

¿Por qué decidimos convertirnos en jueces?

Muchos de los jueces con los cuales pudimos conversar nos cuentan que el deseo para que ellos fueran parte del programa nació de la propia comunidad de la cual formaban parte. De las propias tiendas y jugadores, que necesitan ese lazo intermedio que somos nosotros, los jueces, para poder funcionar. Es como una balanza donde todo queda en equilibrio cuando todas las partes están presentes, pero cuando una de las mismas falta, se ve que hay desestabilidad.

Otros de los jueces nos comentan que fue su deseo por saber más de reglas e interacciones, develar un poco más acerca de la complejidad del juego y resolver rompecabezas o posibles situaciones presentes en un torneo, lo que los llevó a querer certificarse.

Y luego en menor medida tenemos a esos amantes de las cartas, a quien la suerte no les sonríe en las mesas, y optan por mirar desde arriba.

Ahora que hemos develado algunos de los por qué del resto de jueces, está en cada uno de nosotros develar nuestro propio por qué, qué es lo que nos motiva a formar parte del grupo de jueces. Cada uno de esos motivos será diferente para nosotros, pero lo importante es saber la razón para haber iniciado este camino en primera instancia.

¿Cuál es nuestro objetivo como jueces?

Una vez hallado el motivo para convertirnos en juez, tenemos que encontrar o dejar que nos encuentre nuestro objetivo como juez. A algunos de nuestros jueces les gustaría subir de nivel, quizás ser juez principal de un evento grande; otros se abocan a crear una comunidad sana, o acercar a los jugadores y a la comunidad de jueces; unos pocos sueñan incluso con llegar a convertirse en Coordinador Regional.

A decir verdad, la mayoría de los jueces nos comentaron que desearían ser L2 para poder juecear un Grand Prix (tarea difícil para un L1), y eso es algo que nos gustaría discutir en detalle más adelante.

Por otro lado, algunos no han dejado que su objetivo los encuentre aún, y eso es lo bueno de los objetivos: siempre cambian, son escurridizos, pero cuando los atrapamos, nos llenamos de orgullo, y la motivación que necesitamos para buscar el siguiente está inmediatamente ahí.

¿Cuál es nuestro rol, cuáles nuestras tareas?

Luego de saber el por qué queremos convertirnos o nos convertimos en jueces, y rendir apropiadamente los exámenes, vamos a poder formalizar nuestro vínculo con la comunidad en la que participamos y con la comunidad a nivel mundial del programa de jueces. Y aunque ya hayamos desarrollado tareas dentro de nuestros locales, al estar certificados quizás las actividades sean diferentes.

Varios de los jueces con los cuales hablamos nos contaron cómo fueron sus primeros pasos dentro del programa de jueces. Muchos arrancaron siendo parte directamente de la organización de ligas, FNM, algunos juecearon PPTQs, nacionales inclusive. Algunos tenían la oportunidad de encajar directamente en una tienda por que cumplían el rol de organizador; mientras que otros tenían que buscar nuevos horizontes, al ver que las tiendas a las cuales acudían ya tenían un juez que ayudase en los eventos. Y había quienes solamente mentoreaban a otros jugadores, y resolvían sus dudas con respecto al juego.

Los jueces nivel uno somos jueces de tienda, somos el primer contacto que tienen muchos jugadores con el programa y es este en definitiva uno de nuestros roles principales. Somos las manos que guían en el proceso de aprender a caminar, desde el primer contacto con el juego, los primeros torneos, hasta llegar a los competitivos. Estamos muy en tono con el NIR Normal, para luego quizás conocer un poco de las IPG, aunque no es necesario en este punto.

Conclusión: el Nexo

El rol y las actividades de un nivel 1 están estipulados por el programa, en cuanto a las expectativas que se tiene de nosotros en cuanto a lo que tendríamos que hacer y en qué posición se nos ve (jueces de tienda, conocedores del NIR Normal, en contacto constante con la comunidad local de jugadores). Pero esto no quita que siempre habrá oportunidades para aquel nivel 1 que le interese, de poder participar en un torneo de mayor calibre como un GPT corrido en NIR Competitivo o incluso un PPTQ, para lo cual será necesario haber estudiado previamente las IPG.

Los jueces, como habíamos mencionado antes, son un nexo importante entre los jugadores y las tiendas. Tenemos que involucrarnos con la comunidad, ya que somos promotores y abanderados del juego organizado y no solo limitarnos a ver torneos y a juecearlos. Resulta importante ver cómo desarrollar la comunidad, cambiarla, intentar que entre todos crezcamos juntos, ya que al desarrollarse la comunidad también se desarrolla uno individualmente.

El nexo que los jueces generamos tanto con jugadores como tiendas, nos ayuda a saber cuáles son las inquietudes de ambas partes, las dudas y dificultades que podrían llegar a surgir. Piensa en lo siguiente: si vas a un restaurante y el mozo te trata bien, te sugiere platos para esa velada, se preocupa por vos, ¿no te sentirías más cómodo y con más ganas de volver y pasarla bien? Lo mismo pasa con los jueces, muchas veces somos nosotros los tenemos la capacidad de generar ese ambiente cálido al cual todos desean regresar.

Para nuestra próxima entrega vamos a conversar un poco acerca del siguiente escalón, y la pregunta que les dejamos es la siguiente: ¿Quiero subir de nivel?

Sharing is Caring - Click Below to Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You will not be added to any email lists and we will not distribute your personal information.